miércoles, 19 de octubre de 2016

NADIE MENOS: LA SAGRADA COMUNIÓN

Nadie menos: La sagrada comunión

Coberturas sensacionalistas, el morro y la selfie, las caritas jóvenes (la mayoría), que acrecientan el morbo, las discusiones sobre vestimentas y costumbres, el despliegue interminable y efímero del último crimen en los medios de comunicación, viralizado en las redes hasta la saturación, que tapan lo que repta por abajo. Cuestiones-raíces, que van perforando la tierra, hacia arriba, hacia los costados, raíces subterráneas y mortíferas. Alimentar esa savia envenenada con estas parcelas, con estos despliegues periodísticos, con estas “concientizaciones”, con esto de “por ser mujer”, con esto de hombres-monstruos que pueden caminar atrás, o al costado, jamás a la par, parece el objetivo de un sistema que necesita atenciones desviadas, dramas taquilleros, ficciones bien armadas, que nos absorben los días y las mentes. Sexo, juventud y sadismo. ¿Qué podría salir mal en estos modernos thrillers fundados en la vida real? Hoy el machismo es la causa de todos los males, y “la mujer”, la que siempre participó activamente en la construcción del mismo, se tornó en víctima. Eso no es ficción, claro está. El grave problema de este voluntarismo organizado en multitudes es su falta de una auténtica discusión política. Discusión política y filosófica, indagación sobre esas raíces necrófilas que crecen subterráneas y que, muchas veces, las tienen a ellas como sus frutos más jugosos. La crítica como praxis y la praxis como resultado de la crítica. Mujeres emancipadas, liberadas, productos de un sistema que decidió virar el rumbo y las sacó de la casa y los platos y las lanzó al mercado laboral, dejando un tendal de hombres criados a la vieja usanza. La mujer, hoy en día, sirve más como consumidora que como procreadora y cuidadora de hijos. Sirve más con su imagen proactiva, inspiracional, independiente y vociferante, reclamando “su” lugar en el mundo (recordar los discursos de Michelle Obama y cuanta primera dama nos visita últimamente). Como si ese lugar fuera muy diferente a tantos otros esclavizados y manipulados, destrozados y torturados por un dispositivo que instrumentaliza cuerpos como si fueran mercancías. Sirve. No hay asomo de idea revulsiva o realmente contestataria en estas manifestaciones de “mujeres” hartas de los hombres homicidas. No hay planteos, por ejemplo, de construir comunidades para enfrentar al verdadero monstruo de raíces subterráneas. Al fin y al cabo, nadie nunca logró detener un crimen, una injusticia, nadie consiguió una reivindicación sin un programa político, sin un objetivo en común. Común, que deriva, precisamente, de comunidad. De comunidad de intereses. En este caso, el de la supervivencia, el acrecentamiento vital, el desarrollo de las más elevadas formas de vida que no acepta distinciones. Excluir es y será siempre un debilitamiento: quedamos servidos en bandeja para el próximo banquete fáustico de aquellos poderes que hoy se metamorfosean con el riguroso negro de la protesta.

martes, 18 de octubre de 2016

PERSECUCIÓN A UNA EDITORIAL

El problema de ser (verdaderamente) independientes
Espíritu de revancha, oportunismo político o la quinta pata al gato: en fin, vaya a saber qué les mueve a ciertos poderes para seguir hostigando a nuestra Editorial. Ya avisamos a nuestros "apretadores", que fueron muchos este año, que próximamente haríamos pública, con solicitada incluida, la detallada historia de esta persecución ideológica. Y no nos estamos victimizando. Es la realidad que nos alcanza. Pero lejos de mantenernos callados, vamos a hacer uso (y abuso) de nuestro derecho a réplica. En tribunales y en los medios de comunicación. Quedan todos avisados.



jueves, 13 de octubre de 2016

BOB DYLAN Y LOS REVULSIVOS AÑOS 60


Bob Dylan nos recordó la exposición que vimos este año en el MoMa, ese museo díscolo en pleno corazón de Manhattan, oasis atrapado entre los rascacielos poderosos de la 6 Av. Se trataba de la década del '60, sus manifestaciones y convulsiones. Lo que nos lleva a varias interrogantes: ¿cuáles son, en la actualidad, las formas estéticas del arte en su carácter revulsivo? ¿Se volvió el arte tan complaciente que cada gesto se convierte, casi en forma inmediata, en su contrario? ¿Perdió el arte, definitivamente, aquéllo que lo definía de manera 'esencial'? ¿Quedó como elemento decorativo de una burguesía cada vez más satisfecha que lava malas conciencias y especula e invierte a futuro? Y en última instancia, ¿dónde encontramos arte y experiencia estética en un mundo que hizo de la mercancía, incluidos nosotros mismos, su razón de ser? Preguntas sin respuestas, todavía (estamos en esas búsquedas). Aquí, algunas cosas que vimos en el MoMa:

 





Fotos: Exposición "Desde 1960-1969" / MoMA (Mayo 2016)
Zenda Liendivit

miércoles, 5 de octubre de 2016

TEATRO / NEKRASOV

SARTRE Y LA COMPAÑÍA TEATRAL QUINTO PISO
Nekrasov: la libertad, la risa y 
el espanto

Hombres y mujeres, ubicados en filas rigurosas, leen el diario que cada uno estruja entre las manos. Lectura intensa, con fruición religiosa, de un dogma destinado al pronto descarte. De golpe, la carcajada solitaria; los demás que se abalanzan sobre el riente; el escenario que queda a oscuras: así empieza Nekrasov, la sátira escrita por Sartre en 1955 y adaptada por la Compañía Teatral Quinto Piso, con dirección de Daniel Godoy y elenco numeroso. “El dinero no tiene ideas”, reza la publicidad de la obra sobre una antigua máquina de escribir. Y entre dicha frase y la risa inicial frente al periódico maltrecho, Nekrasov se despliega con la brillantez de la prosa sartreana y la poderosa puesta de este grupo que entre sus objetivos figura el de “llevar a escena textos que ejercieran un fuerte análisis y/o crítica a las grandes estructuras sociales contemporáneas”. Esta vez le tocó el turno a los medios de comunicación. Inesperado regalo de un domingo lluvioso esta adaptación, estos actores, esta dirección, este momento mágico y a la vez amargo, de una obra de pesadillesca actualidad. Cambiemos el nombre del periódico francés, del director del mismo, de algunas situaciones y líderes políticos y la verdad, como materia moldeable de un par de poderes conniventes, bien a la manera de los artificios de Borges, nos interpela de golpe. Una puesta en escena que no da respiro a través del constante movimiento de cuerpos que gesticulan, que bracean, que se desplazan, marionetas que penden de hilos invisibles, hilos que se tensan y aflojan en vertical pero también en transversal, hasta rozar nuestros propios cuerpos, convirtiéndonos en receptores y a la vez, en esa materia comunicable, moldeable, a la espera de una próxima forma. Y es también esta hegemonía sobre cuerpos-marionetas que se desplaza desde el escenario hasta nuestros cuerpos precariamente acomodados la que nos deriva, desde el ridículo y el absurdo, hacia la única certeza sartreana: la libertad no es una opción, estamos condenados a ella. Al fin y al cabo, no somos lo que los otros esperan de nosotros sino lo que hemos hecho con nosotros mismos. Aunque los materiales de esta autoconstrucción sean el irremediable absurdo de la existencia y la certeza de que Nekrasov puede llegar a ser tanto un desertor soviético como cualquier verdad elaborada, consumida y destruida según las necesidades del caso. Está, sin embargo, la soga de la risa libertaria. Y los ecos de Nietzsche, que nos recuerda que cuando miramos largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de nosotros.

  

 


Nekrasov. Una comedia de Jean Paul Sartre
Compañía Teatral Quinto Piso
Centro Cultural NoAvestruz – Humboldt 1857
Domingos: 18 hs.